El Presidente de la República, Gustavo Petro, sobrevoló la parte norte del departamento de la Guajira y constató de primera mano, las inundaciones y afectaciones de las comunidades, luego del paso de la tormenta tropical Julia por territorio caribeño colombiano. En Uribia, anunció medidas para enfrentar la emergencia climática.

El plan consta de cinco medidas, las dos primeras de urgencia, como son la recuperación de la comunicación terrestre entre municipios y la compra de alimentos para atender la emergencia humanitaria.

El Presidente Petro pidió al Comandante de las Fuerzas Militares, General Elder Germán Giraldo, que adelante las gestiones correspondientes con los batallones de ingenieros militares, para construir puentes metálicos de emergencia y así poder reconectar a municipios, como Uribia, que quedó partido a la mitad por un arroyo que se convirtió en río, y en otros municipios del norte departamental.

“Podemos tener un mecanismo expedito, rápido, digamos, y es hacer el puente de aquí a allá. Si sacamos los mapas del estado actual de las aguas en la región, tenemos un mapa del riesgo abierto. Seguramente habrá eventos peores en el fututo, pero tendríamos un mapa del riesgo que se convierte en una señal del quehacer. Por ejemplo, en la magnitud de los puentes”, declaró.

El Mandatario recordó que en tiempos de sequía el arroyo que se volvió río ni siquiera estará, pero hoy, dividió a la población provocando desabastecimiento de alimentos, por ejemplo. “En los momentos más críticos, con esos puentes que ustedes saben hacer nos podrían solucionar una circunstancia difícil para centenares de familias”, declaró.

Afirmó, que, analizando los mapas de aguas de la región y de riesgo, se tendrá claridad de cómo bordear los afluentes y así mantener a la región comunicada, la misma construcción de los puentes militares, y en casos donde el riesgo para los habitantes sea elevado, reubicar población, teniendo en cuenta los materiales y la cultura de la zona. “Estamos fallando en cómo se ordena el territorio”, reconoció, mencionando que las primeras responsables del llamado ordenamiento territorial son las alcaldías.

El segundo punto del plan es el de la compra de alimentos, por parte de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres (UNGRD), que hará las tareas necesarias para hacer estas adquisiciones en la Guajira misma y utensilios de primera necesidad para distribuir entre la población afectada directamente en el territorio. “Si se compra en la Guajira estamos ayudando a construir la misma economía de la región”, detalló.