El presidente de Guinea-Conakri, Alpha Condé, fue detenido este domingo por militares del Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército, según informó el comandante de ese cuerpo de élite, coronel Mamady Doumbouya.

En un aparente golpe de Estado, el coronel anunció hoy también, en un vídeo difundido en redes sociales del que se hacen eco los medios locales, que los militares acordaron «disolver la Constitución en vigor» y el Gobierno.

«Después de tomar al presidente, que actualmente está con nosotros, hemos decidido disolver el Gobierno, disolver la Constitución en vigor, disolver las instituciones y cerrar las fronteras terrestres y aéreas», afirmó Doumbouya.

El coronel justificó la decisión por la «situación sociopolítica y económica del país» y la «disfunción de las instituciones republicanas», entre otros motivos. «Llamamos a nuestros hermanos de armas a la unidad, a fin de satisfacer las legítimas aspiraciones del pueblo de Guinea», dijeron los militares.

Sin embargo, la situación es confusa, porque el Ministerio de Defensa había asegurado en un comunicado que «la Guardia Presidencial, apoyada por las fuerzas de defensa y seguridad, leales y republicanas, contuvo la amenaza y rechazó al grupo de atacantes».