La Organización de las Naciones Unidas ONU dijo a través de su representante en Colombia, la Alta Comisionada Juliette de Rivero, que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, permite el uso intencional de armas letales sólo cuando sea estrictamente inevitable y con el propósito de proteger la vida.

Esto en relación al operativo en el departamento de Putumayo que dejó 11 muertos y 5 heridos el pasado 28 de marzo.

«Instamos a que la Fiscalía realice una investigación exhaustiva e independiente para garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación», aseguró la representante de la ONU.

«Recomendamos que se tomen todas las medidas disciplinarias y penales para enjuiciar y sancionar a los responsables de lo ocurrido en Alto Remanso», agregó.

La ONU pide a las autoridades que adopten medidas de prevención, protección y reparación para la comunidad.

Finalmente, pero no menos importante hizo un llamado sobre la protección de periodistas investigativos que “están recibiendo ataques por sus publicaciones sobre los hechos en la vereda Alto Remanso”, en el departamento antes mencionado.