La gerente del hospital de Malambo Eimy Camargo Molina, denunció amenazas de muerte contra ella y su familia como presión para que la funcionaria renuncie a su cargo.

Según Camargo Molina, también viene siendo víctima de acoso laboral por parte de la administración del alcalde municipal Rummenigge Monsalve, durante varios meses.

La femenina manifestó que este miércoles 9 de junio fue notificada por parte de la Administración Municipal, de la aceptación de la renuncia a su cargo como gerente de esta entidad, lo cual la tomó por sorpresa, pues, aclara, que ella no ha tomado la decisión de renunciar de manera libre y espontánea.

“El día que el alcalde Monsalve me posesionó como gerente, me hizo firmar una carta de renuncia. Esto con el argumento de que no me entregaban el nombramiento, si no firmaba el documento. Bajo esta presión y creyendo en su palabra, de que esto solo hacía parte de un protocolo, accedí. Hoy me llevo la sorpresa de que llega a mi oficina un acto administrativo, con la aceptación de una renuncia que en ningún momento he interpuesto”, explicó Camargo.

La profesional expresó que desde el pasado mes de enero, realizó una solicitud de intervención preventiva ante la Procuraduría Provincial de Barranquilla contra el alcalde Monsalve, por considerar que sus actuaciones constituían un acoso laboral.

“El alcalde Rummenigge Monsalve ha manejado una actitud de intimidación, de forma sistemática y recurrente, demostrando no tener intención alguna de trabajar en conjunto”, señala parte del documento presentado ante el ente de control.

En esta misma denuncia, la profesional dejó por sentado que no era su voluntad retirarse ni presentar su renuncia al cargo. Con esto, deja constancia que desde meses anteriores el mandatario municipal quería tomar posesión absoluta de este centro hospitalario.

Camargo Molina aseguró que tan pronto fue notificada de la “aceptación de carta de renuncia”, presentó un recurso de reposición contra este acto administrativo. Sin embargo, sin que haya sido resuelto este recurso y de forma arbitraria, procedieron a nombrar como gerente al médico de esta entidad, Heger Buelvas.