omo parte del compromiso por brindar una protección a las mujeres, niñas y adolescentes del país, el Gobierno Nacional y la Primera Dama de la Nación, Verónica Alcocer, llevaron a cabo la firma del Pacto Nacional para la Eliminación de Violencias contra las Mujeres y las Niñas, un compromiso que busca prevenir cualquier tipo de violencia, brindar una respuesta institucional de manera integral, rápida y oportuna, y promover una cultura de paz y equidad.

Durante el acto, que se realizó en el marco del Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra de la Mujer, la Primera Dama afirmó que: “salir de esta violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes es una causa común, lo que nos proponemos con el corazón y voluntad se puede y hago un llamado a la acción: no nos quedemos en palabras, debemos tener un compromiso intersectorial que haga seguimientos, que sea permanente. La unión hace la fuerza”.

De igual manera, instó a la institucionalidad en pleno a reeducarnos y trabajar de manera conjunta, porque en la educación están las bases para fomentar una cultura de paz.

“Mi invitación a todas y todos los colombianos, y con mi compromiso de ser garante y vigilante de este proceso, es a que nos juntemos, nos colaboremos. Cuentan siempre conmigo para esta causa”.

Por su parte, la Consejera Presidencial para la Niñez y la Adolescencia, Eva Ferrer, destacó que este Pacto Nacional “tiene un objetivo común: una administración más comprometida, en la que se humanice la atención a las víctimas. No puede ser que trabajemos desarticulados, necesitamos un compromiso de todas y todos para trabajar de manera eficiente, en pro de las mujeres y niñas e impulsar la Paz Total en los hogares, en las casas, en las escuelas, en Colombia”.

Durante el evento se presentó la campaña ‘Su voz, nuestra responsabilidad’, un trabajo que relata cómo las víctimas de violencia han visto vulnerados sus derechos por las mismas instituciones, a las que invita a tomar conciencia y a trabajar por la prevención y atención oportuna y eficaz.

Este Pacto tiene por objetivo trabajar en tres líneas estratégicas: la prevención de las violencias y la promoción de una vida en paz; la atención integral y oportuna a quienes han sido víctimas, y fomentar la autonomía emocional y económica de las mujeres en todo el territorio nacional.

El documento contiene 25 compromisos, en conmemoración al 25 de noviembre, en el que se fortalecen las habilidades y las capacidades de las personas que atienden la violencia contra las mujeres; la disposición de herramientas tecnológicas para mejorar la prevención y la atención de las víctimas de violencia.

Asimismo, lograr la implementación de la Ley 2215 de 2022, en lo concerniente a la creación de casas-refugio como medida de protección y atención integral para las mujeres víctimas de violencia y sus hijos, entre otros.