Científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica confirmaron este jueves la detección de una nueva variante del coronavirus, identificada como ‘B.1.1.529’, que posee múltiples mutaciones y que ha despertado preocupación entre los especialistas.

La nueva variante presenta «una constelación muy inusual de mutaciones», pero su «significado aún es incierto», explicó el profesor Tulio de Oliveira, de la Plataforma de Innovación en Investigación y Secuenciación de KwaZulu-Natal (KRISP, una institución científica de Sudáfrica)

Hasta el cierre de esta nota, se han confirmado casos de esta variante en Sudáfrica, Botsuana y Hong Kong, en un viajero procedente de la nación africana) y en la vecina Botsuana, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica.

La B.1.1.529 presenta más de una treintena de mutaciones y algunas de ellas son, según los científicos sudafricanos, motivo de preocupación por su posible impacto en la transmisibilidad y por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

Hasta la fecha, Sudáfrica acumuló unos 2,95 millones de casos de covid-19 con cerca de 90.000 muertes.

Esta nación austral es el epicentro de la pandemia dentro del continente africano y ya sufrió los efectos del descubrimiento y expansión de otra variante, la Beta, durante su segunda ola (entre finales de 2020 y comienzos de 2021), que luego fue barrida por la variante Delta en la tercera ola (a mediados de 2021).