Con rumbo hacia Norte de Santander se han dirigido los desplazamientos de personas residentes en Arauca a raíz de los recientes brotes de violencia, denunció la Defensoría del Pueblo.

“Los enfrentamientos entre el ELN y disidencia de las FARC han aumentado el número de desplazados en esta región limítrofe con Venezuela”, explica la entidad.

El defensor del pueblo, Carlos Camargo señaló que, “hay un equipo de funcionarios de la Defensoría del Pueblo se trasladó hasta Toledo para dialogar directamente con las cerca de 24 familias que se vieron obligados a desplazarse ante el mayor riesgo generado por el accionar de los grupos armados ilegales que operan en la zona de frontera con Venezuela».

Ante la situación, el defensor Camargo, aseguró que realizarán de manera inmediata un monitoreo de la situación en los municipios de Tame, Fortul, Saravena y Arauquita.

“Se requiere de la presencia inmediata de toda la institucionalidad del Estado para evitar que les sean vulnerados sus derechos”.

Carmargo agregó que su equipo está en el territorio haciendo el acompañamiento humanitario.