Así lo confirmó el gerente para el Covid-19 en Cundinamarca Diego García, en diálogo con medios nacionales.

Según la información suministrada la pérdida exacta de las vacunas es de 7.020 dosis que por un error humano se llevó a la ruptura de la cadena de frío causando las pérdidas total de estas.

“Las vacunas fueron sacadas de ultracongelación para su conteo y distribución. Un funcionario, al parecer por desconocimiento, decidió volver a meter los biológicos en el ultracongelador lo que la farmacéutica Pfizer prohíbe en materia de manejo de la cadena de frío”, explicó García.

El funcionario anotó que, las autoridades sanitarias departamentales iniciarán la documentación del caso y las investigaciones necesarias de esta pérdida, “dolorosa, en medio de esta situación tan compleja donde es necesario avanzar rápidamente en el plan nacional de vacunación”.