Alrededor de 300 mil cédulas de ciudadanía han sido depuradas del censo electoral de personas que han fallecido, de acuerdo con la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Esta iniciativa busca acabar la actividad ilícita de que “los muertos siguen votando”.

Al tiempo, se anularon 43.022 de extranjeros que adquirieron su identificación de manera, probablemente fraudulenta, y se están revisado 296.155 registros civiles de nacimiento extemporáneos y 744.712 cédulas de ciudadanía que no han sido renovadas.

«Por primera vez en Colombia, se va a entregar un censo electoral depurado, libre de las personas fallecidas -por la omisión de los familiares que no han registrado su defunción- y extranjeros que adquirieron identificación posiblemente fraudulenta”, dijo ala entidad a medios de comunicación.

La Registraduría sostuvo que para el 16 de enero de 2022 se tendrá una depuración completa del censo electoral.